Lectores benévolos del blog me han llegado a comentar que prefieren los comentarios que con más o menos fortuna escribo depende del tiempo, el autor y el espíritu que los poemas que elijo. Cuando les pregunto el porqué dicen que a mí siempre o casi siempre me comprenden, pero que en cambio las poesías les resultan áridas, a veces inextricables. Acto seguido me confiesan, como si hubiera algo que confesar, que no suelen leer mucha..

Una vez finalizado, llevarán a cabo el servicio solidario vinculado a la formación ‘Recetas con corazón’, coordinado por Cáritas Chavicar. Posteriormente serán derivados a ‘Incorpora’, el programa de integración laboral de la Obra Social ‘la Caixa’, con el objetivo de facilitarles un trabajo. La Fundación Cáritas Chavicar es la entidad que colabora directamente con ‘Incorpora’ en la provincia..

Durante el mes de agosto voy a estar de vacaciones, tras un intenso ao de trabajo. Pero eso no quiere decir que el blog descanse. Para aunar mis días de asueto y que ésto continúe funcionando, he pedido a varios amigos y amigas que os cuenten cuáles son sus series preferidas y por qué.

Se dice que fue en las playas de Saint Tropez donde las mujeres empezaron a quitarse la parte de arriba del biquini. Eran los aos 60 y aquella moda se interpretó como un símbolo de libertad femenina. Hoy, sin embargo, corren malos tiempos para el top less: este verano se llevan los baadores retro y además por mucho que se empeen las activistas de Femen , las mujeres ya no necesitamos ensear los senos para reivindicar nuestros derechos.

La madrastra agobiaba su existencia con insultos y maltratos. Cuando su padre muri el violinista ciego ten 11 a un hermano en el cuartel, ni un peso en los bolsillos y una ceguera que jam le permiti conocer la ciudad. Igual escap Desde entonces su vida fue vivir en los parques, deambular por la ciudad, pedir limosna.

“Desde entonces no sabemos nada de ellos. Nos han intentado chantajear a la familia para darnos información. Nos llegaron a pedir hasta 400.000 dólares de EE UU y no nos daban ninguna prueba de vida. Vaya, parece que para el post de hoy hay anécdotas de primera mano jejeje. Con un jugador de baloncesto con el que coincidía bastante en cierto pub/discoteca de Madrid, hace ya unos aitos (es decir, cuando salía algo por las noches jejeje), era Hernández Sonseca. Hasta el punto de que hasta llegábamos a saludarnos y todo, en plan y luego aunque luego de golpe y porrazo dejamos de verle y no volvió a aparecer más por allí (y aún estaba en el Madrid, es decir, que todavía no había fichado por otro equipo.

Leave a comment