En lo estrictamente deportivo, su nombre me sonaba pero muy vagamente, lo típico que no sabría decir si era velocista, saltadora de vallas o lanzadora de martillo. Y una curiosa su rival en la pista Florence Griffith Joyner y sus estrafalarios atuendos a la hora de competir. Un día se me ocurrió trasladar a un blog las historias de aquellos deportistas que vivieron la gloria y el éxito y que, de la noche a la maana, desaparecieron.

El término yo desde una aproximación académica se relacionaría con términos como conciencia y cognición. La pregunta por el qué es, exactamente el yo, es quizá una de las preguntas fundamentales del hombre y no sólo ha sido enunciada en la ciencia sino en diversos sistemas religiosos y espirituales a lo largo de la historia. En psicología, el álter ego (del Latín otro yo), es una segunda personalidad de alguien.

Encajó el Madrid al Depor en su área con la pelota en los pies, abriendo a derecha a izquierda o a la espera de la subida de los laterales. Tocaban cómodos Kroos y Modric, bien ayudados por la movilidad de Gareth Bale. Los gallegos rascaban poquito y el aspirante al título tenía prisa por ponerse en ventaja.

Los tiempos que corren no son precisamente los mejores. Anda patas arriba esta sociedad: el gobierno psocialista, al principio, no quiso reconocer la crisis que se avecinaba; ahora, que la reconoce, parece que se ha quedado corto. M Aqu en nuestra tierra, de lo mismo: no hay dinero para contratar operaciones de tarde en los hospitales p pero s para montar una guanchancha que, hasta se atreven a decir, nos har sentir m seguros; dicen ellos, los cuentistas de siempre; sin olvidar que el presidente se ha gastado unos milloncejos en arreglar unos cuartos de ba que sirven para lo que sirven..

De Joan a TrudyPor otro lado, es ese reduccionismo machista el que impulsó a Hendricks en Mad Men. El recorrido de Joan Holloway, personaje que acompaó a la actriz durante casi una década, tenía mucho que ver con determinadas ideas, prejuiciosas y rancias, sobre lo femenino. La Trudy de Hap and Leonard, pese a vivir 20 aos después, a finales de la década de los 80, no está lejos de Joan, pues, según su intérprete, “en el fondo las cosas no han cambiado tanto para las mujeres”.

Para enfrentarse a ellos, los guerreros buenos crean un equipo de “futbolistas” peculiar. Este mezcla maestros de las artes marciales con gente “normal”, pero con técnicas interesantes. Por ejemplo, un tipo que es experto en preparar fideos, y que hace virguerías con sus movimientos, o un monje shaolin algo lerdo.

Leave a comment